Por Verónica Quense Méndez

 

¿Cuántos años han pasado desde que el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM) comenzó su amenaza? ¿Diez, quince? Y durante todos estos años gran parte de la comunidad del Cajón del Maipo ha intentando detenerlo de todas las formas posibles: marchas, barricadas, tomas de caminos, tomas de ministerios, interrupción de camiones, intervenciones artísticas, recitales de música, funas, denuncias, abogadas, abogados. Distintos colectivos comunitarios han nacido para organizar la resistencia, intentando crear  conciencia en la región de las consecuencias que traería la extracción de agua del río Maipo. Y ahora, este año en que estamos viviendo la terrible pandemia del Covid19 y en que el estado de Chile declara como región de “emergencia agrícola” con características catastróficas a nuestro territorio, producto de la sequía y en que además, el PHAM está por echar a andar sus hidráulicas maquinarias intentamos, aún sin resultado, llamar la atención de las instituciones responsables y exigirles que hagan la pega.

Sin embargo, los amarres económicos y políticos han sido tan fuertemente estúpidos, que aunque los glaciares cayeran sobre la cabeza de la elite dirigente, ésta  insistiría en que los explosivos del PHAM no tienen nada que ver. Aunque de los grifos de agua de la región metropolitana salieran solo arañas y el PHAM estuviera vendiendo electricidad a Argentina, seguirían diciendo que no tiene nada que ver. Aunque nunca más cayera una gota  de lluvia en nuestras montañas ya áridas por el encierro de sus aguas, dirían que no tiene nada que ver.

alto

Al parecer el problema es que los que no tienen nada que ver son ellos. Tal vez hay dos razones para esta ceguera: una, no ven nada porque son una manga de ignorantes felices que no tienen ninguna intención de dejar de serlo, por lo tanto son simplemente estúpidos felices –aunque suponemos que en sus colegios tendrían que haber estudiado la cadena ecológica o el ciclo del agua o por lo menos lo mas básico, la fotosíntesis. Pero a lo mejor en ese momento fueron al baño a dibujar su pene una y mil veces en los angostos muros de su cagadera-.

O dos. No ven nada porque son malos hasta la uñas y no les importa dejar sin agua a los millones de ciudadanos con tal de llenarse los bolsillos -tanto los dueños del PHAM (AES Gener) como sus cómplices políticos chilenos-, lo que finalmente los convertiría en estúpidos malos, porque más temprano que tarde la saga de criminales medio ambientales y sus amigos, tendrán que vivir en la hambruna apocalíptica, comiéndose los dólares fritos, rellenos con suela de zapato –y maldiciendo a sus inteligentes especialistas universitarios que les aseguraron estaban a punto de tener listo Marte, junto a una buena cantidad de esclavos adiestrados a vivir sin oxigeno- y sin comprender cómo es que no aparece una lechuga en su plato, si tiene hambre o unos calcetines de lana, si tiene frío en la patas.

unnamed

 

A Junio de 2020 los 12 mayores accionistas de AES Gener son Inversiones Cachagua -su filial en Chile-, bancos, corredores de bolsa y AFPs. Sí, como lo lee. Con el dinero de su fondo de pensión están destruyendo Chile y lucrando a manos llenas mientras usted saca cien mil pesos al mes. Así de desvergonzados.

INVERSIONES CACHAGUA SPA                  5.603.012.701   5.603.012.701 66,70%

BANCO ITAU POR INVERSIONISTAS 309.066.870        309.066.870         3,68%

BANCO SANTANDER – JP MORGAN   174.356.322         174.356.322         2,08%

FONDO DE PENSIONES HABITAT C   152.286.810         152.286.810         1,81%

FONDO DE PENSIONES HABITAT A   118.433.445         118.433.445         1,41%

FONDO DE PENSIONES CAPITAL C    115.964.252         115.964.252         1,38%

LARRAIN VIAL S.A. CORREDORA BOLSA      110.065.359         110.065.359         1,31%

FONDO DE PENSIONES PROVIDA C   108.411.447         108.411.447         1,29%

BANCHILE CORREDORES DE BOLSA S.A.      107.821.338         107.821.338         1,28%

FONDO DE PENSIONES HABITAT B   95.928.356           95.928.356           1,14%

FONDO DE PENSIONES CAPITAL A    88.769.078           88.769.078           1,06%

 

La cosa es que alrededor de todo el planeta muestran la hilacha de la estupidez. Y dentro de su aire flatulento relleno de perfume francés, por supuesto que soltar la batuta no está dentro de las posibilidades. Y menos reconocer el fracaso. Eso sÍ que no. Reconocer que lo han hecho como el hoyo jamás. Reconocer que han creado una civilización sostenida en asesinatos privados y públicos -las necesarias invasiones, las necesarias persecuciones religiosas,  las necesarias primeras y segundas guerras, las necesarias revoluciones, las necesarias torturas, las necesarias muertes de mujeres, los necesarios juegos de dominio para mostrar que son la guinda de la torta- y en unas economías sustentadas en lo insustentable -sacando hasta el último árbol, matando el último pez, quemando la última gota de petróleo, secando el último río, agotando el último poco de oxigeno al mar, al aire -. Las consecuencias saltan a la vista –no a la vista de ellos, como ya sabemos-: el charco terrícola es descompuesto por mutantes hongos, bacterias y virus que se arrastran cual zombies tras humedades sanguinolentas para sobrevivir. Al menos, en ésta última plaga, se acomodan mejor en las humedades masculinas. Lo contrario hubiera sido demasiado. Ya son suficientes las asesinadas por amor.

 

AES Gener es la segunda mayor generadora de energía del país y, a través de su filial en Chile, Inversiones Cachagua Limitada, pertenece a la multinacional AES Corporation, con negocios en los cinco continentes y oficinas centrales en Estados Unidos. Según consigna su sitio web, la empresa extranjera está ranqueada en el número 151 del listado Fortune 500 –de la revista Fortune– donde figuran las empresas estadounidenses de capital abierto con mayor peso.El directorio de AES Gener en Chile está presidido por el venezolano Andrés Ricardo Gluski, uno de los asesores del propio Barack Obama en el Consejo de Exportación de la Presidencia de Estados Unidos. Lo acompaña, entre otros, Arminio Borjas, abogado también venezolano vinculado al rubro energético en Panamá y Venezuela, y Radovan Razmilic Tomicic, consejero electivo de la Sofofa hasta 2015 y ex director de la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP). En el área ejecutiva, destaca la figura de Luis Felipe Cerón, hombre fuerte de la compañía desde hace años, a través de su participación a la cabeza de empresas como Guacolda, y la abogada Mariana Soto, al mando de la vicepresidencia de Asuntos Corporativos desde 2010. Soto fue subsecretaria de Energía de la Concertación entre enero y marzo de ese mismo año, tras desempeñarse como jefa de gabinete del ex ministro Marcelo Tokman, e integrar la Fiscalía Nacional Económica hasta abril de 2007. En tela de juicio han quedado la Corporación Nacional Forestal, la Dirección General de Aguas, la Dirección de Obras Hidráulicas y el Servicio Nacional de Geología y Minería; y Aguas Andinas.

 

Pero volviendo al gran pequeño nicho llamado PHAM y su por fin llegada a puerto, vemos una serie de coloridas fotos que ellos se han encargado de difundir: túneles casi terminados, grandes penes perforadores de roca, rosadas caras megalómanas y triunfadoras que sin saber, posan para la ficha delictual del porvenir. Allí estarán todos en la selfy que los congelará dentro de la historia de una las mayores obras de ingeniería nunca hecha, la Central Hidroeléctrica más grande del mundo. Asentada eso sí, en medio de la más triste sequía. La inteligencia y los hombres se unen. Y entre ellos, aplausos.

 

Mientras

por debajo

por dentro de la montaña

por las piedras bordes que cortan el azul

por los ariscos brazos de las quebradas

nuestra pacha  ríe

pulida

melodiosa

espera un poco más de soberbia macha

un poco más

antes de subir sus aguas

antes de cerrar sus heridas

 

[vimeo 431613755 w=640 h=480]

 

Vídeo de Verónica Quense Méndez

Colectivo Ecofeminista, Mujeres por el Maipo