El hijo de Sam

Por Hugo Dimter P. Aquellos días llovió bastante y la ciudad fue escarchándose a medida que se incrementaban los vientos del norte. Durante un fin de semana –luego de una fiesta del Rotary- comenzaron a oír al perro. La primera noche los molestos sonidos duraron dos horas y la familia fue tomada por sorpresa. El perro, en el terreno colindante, parecía estar furioso, y todos pensaron que debido al encierro diurno se había vuelto loco. Posiblemente el dueño del can no lo alimentaba. A lo lejos se advertía que el animal era grande. Podía ser un Doberman, pero parecía...

Read More