Yo Eugenia Prado Bassi, como mujer, escritora, editora, diseñadora gráfica, feminista, hija, hermana, madre, amiga, compañera, y como parte del colectivo de escritoras AUCH! expreso mi total repudio a Macarena Santelices al cargo de Ministra de la Mujer, considero que es una burla, una ofensa, un ataque directo a todas las mujeres que hemos estado trabajando por mejorar el actual estado de las cosas. La derecha instala sus mecanismos simbólicos de dominación. Santelices porta un proyecto “anti mujer” sabiéndolo o no.
He visto el enorme esfuerzo de muchas, podría dar nombres, pero no da, somos muchas, juntas hemos sentido la fuerza de algo que se va haciendo y es entre todas, desde distintos frentes, zonas, aristas, llamadas por y para un bien colectivo, potente, emancipador.
A pesar de las pestes del mundo, he visto con mis propios ojos, la gran cantidad de trabajo colectivo y de apoyo permanente generado entre mujeres.
He visto cómo, al contrario de lo que se nos enseñó, en el riguroso mercadeo del padre, como país neoliberal a ultranza, somos solidarias, no competitivas, compañeras, querendonas, preocupadas de nuestro entorno y nuestras pares.
Hemos aprendido a compartir información que nos sirve a todas, y a desmontar los efectos ideológicos de la imposición de símbolos del neoliberalismo al que estábamos todas, no sé si acostumbradas, tal vez, resignadas.
Aprendemos a compartir en tiempos de crisis, a ser generosas y preocuparnos de todas, también de la vecina porque es mujer y trabaja como muchas. Ver el mundo desde todos los lugares posibles hoy es un gran desafío.
Y si hay algo que me anima a seguir sin ansiedad en este período tan complejo, es ser parte de este proceso y ver cómo las mujeres aprendemos a instalarnos y organizarnos en medio de este caos. Si seguimos vivos, este siglo 21 será feminista definitivamente o no seremos.
Eugenia Prado Bassi, 6 de mayo de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

El diario de Carmenza

Por Gustavo Petro Hace unos días me encontré en mi casa con un exgeneral del Ejército…