Por Rocío Villalobos

El año 2017, la pequeña localidad de Matanzas, en la costa de la Región de O’Higgins, fue destacada como uno de los nuevos destinos emergentes del país. 

No había de qué extrañarse: cada temporada arriban a este pequeño poblado costero cientos de nuevos turistas –muchos de ellos extranjeros-, atraídos por la práctica del surf, el kitesurf y el windsurf, junto a otras actividades al aire libre; incrementado por una rica gastronomía en base a productos locales y una creciente oferta hotelera de alto estándar.


Pero no era sólo esa localidad: En la Provincia de Cardenal Caro, que abarca 6 comunas situadas en el secano costero de la VI Región, éste no es el único destino con gran potencial turístico, pues el aislamiento geográfico -en que se ha mantenido este territorio- ha permitido conservar costumbres tradicionales y buena parte de su riqueza natural, que ofrece paisajes impactantes a pocas horas de la capital, Santiago de Chile. 


Destacan también otras localidades como el consolidado Pichilemu, que desde inicios del siglo XX se ha perfilado como destino y potenciado su expansión como un spot a nivel mundial para el desarrollo del surf, con hitos como Punta de Lobos; las comunas de Litueche, donde se ubica Topocalma, y Navidad, con perlas como la desembocadura del río Rapel, en La Boca, o Matanzas, La Vega de Pupuya y Puertecillo. Asimismo, reluce la identidad campesina de La Estrella, Marchigüe y Paredones, con todas sus costumbres y tradiciones típicas de la zona central de Chile.


Era extraño. A pesar de encontrarse todos estos destinos cercanos y unidos por una identidad común, no existía, hasta ahora, ningún medio orientado a promover este circuito que une lo mejor del campo y el mar.


Potenciar el turismo sustentable valorando el patrimonio local
En el presente, para las familias que habitan en el secano costero, la actividad turística representa una fuente de sustento real, ya que servicios como el hospedaje, la gastronomía, los tours, el deporte, o productos como la artesanía, cultivos locales y los que provienen de la recolección y la pesca artesanal, se tornan una alternativa económica limpia, en relación a otras faenas como la explotación forestal o la ganadería industrial, que han provocado estragos en suelos y afluentes de localidades vecinas.
Es por ello que el desafío del sector turístico es la consolidación de una oferta para todo el año, que vaya de la mano con la conservación del valioso patrimonio natural con que se cuenta, en beneficio de las actuales y futuras generaciones.
En este contexto surge COSTA6, con la finalidad de convocar a lectores que aprecian los tesoros naturales y las expresiones de la gente del secano, en un encuentro cultural recíproco y sustentable, que permita potenciar el desarrollo local y genere una experiencia inolvidable para el visitante.
La empresa local que está detrás de COSTA6 es “Calibra, Gestores para la cohesión y el desarrollo”, consultora que ha acumulado gran experiencia y conocimiento entorno a la situación socioeconómica y cultural de la región y a proyectos sociales de carácter público y privado relacionados con desarrollo sustentable y patrimonio.
Su directora, la socióloga Gabriela Goméz, da cuenta del potencial turístico particular de la Provincia de Cardenal Caro. “Podemos encontrar en el territorio fiestas tradicionales, productos típicos y oferta turística variada que permiten diferenciar el destino turístico y volverlo competitivo frente a otros territorios de interés”, explica.
Algunos de estos atractivos son sus festividades tradicionales, como la Fiesta de San Pedro (29 de junio, Navidad y Pichilemu), la Fiesta del Piure (15 de agosto, Navidad), la Fiesta del Cordero (primavera, Litueche), la Fiesta de la Virgen de las Nieves (5 de junio, Paredones), la Fiesta de la Chicha Estrellina (abril, La Estrella) y las Fiestas de la Trilla a yegua suelta al finalizar el verano o la Fiesta de la Esquila, que aún se desarrollan en distintos puntos de la provincia, y que “reflejan las formas de vida pre modernas y tradicionales del campo chileno”, plantea Gabriela Gómez.
En cuanto productos típicos, la especialista explica: “En la región del secano costero históricamente se ha desarrollado la producción del cordero de cabeza negra y la pesca artesanal (en todo el borde costero), el cultivo de legumbres (en Litueche y Navidad) y la quínoa (Paredones), la recolección de algas y la extracción de piure (Navidad) y la fabricación de bebidas patrimoniales como la chicha y el vino (al interior de los valles de la región). También en la zona se encuentra la herencia de la agricultura familiar campesina, que ofrece frutas y verduras producidos a pequeña escala”.
A esto agrega el patrimonio natural con que cuesta este territorio, constituido por planicies y quebradas, valles, ríos y playas de gran biodiversidad estas últimas aptas, además, para el desarrollo de deportes náuticos como el windsurf, kitesurf, surf, bodyboard y stand paddle.
Estos territorios costeros de la VI Región de O’Higgins tienen desde hace más de 50 años un flujo regular de turistas que llegan sagradamente cada verano, principalmente a los pueblos de la costa. “Se trata de familias completas que de alguna forma colonizaron este lugar y lo han hecho suyo. Sin embargo, hoy, de la mano del deporte, se ha corrido la voz y hay un nuevo flujo de turistas, que busca nuevas experiencias y servicios, y que representan un potencial de crecimiento para quienes viven del turismo, que son cada vez más familias residentes”, finaliza Gabriela Gómez..
COSTA6: generando redes de cooperación entre actores del turismo
En un contexto con tales características, una revista como COSTA6, con soporte impreso y digital y presencia en redes sociales, trae múltiples beneficios.

La periodista y directora de revista COSTA6, Rocío Villalobos, destaca las ventajas de contar por primera vez con un medio que proyecta al conjunto de la Provincia de Cardenal Caro al público chileno y extranjero:

“COSTA6 abre oportunidades de asociatividad entre productores y prestadores de servicios, que antes no se conocían, en vista de mejores oportunidades de negocio. Además, es un espacio educativo que pone en valor las particularidades de la zona e invita a un turismo responsable, como ocurre con destinos internacionales que han enfrentado desafíos medioambientales similares, y se instala como una verdadera vitrina hacia el visitante que como territorio buscamos: aventurero y respetuoso con la naturaleza, que aprecia la tranquilidad, dispuesto a adaptarse al maravilloso viento que tenemos, que prefiere los productos locales y conecta de corazón con los habitantes locales”.
A través de www.costa6.cl, lectores de todo el mundo podrán acceder gratuitamente a contenidos en español, inglés, y portugués. La versión impresa, en tanto, será distribuida en hoteles, restaurantes y puntos de información turística en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y de O’Higgins.
Respecto al contenido, la fotografía local tiene un gran protagonismo. Asimismo, se entrega al lector una completa guía de orientaciones turísticas que responden a dónde ir, qué hacer, dónde hospedarse, dónde comer, entre otros. Además, se proporciona un mapa rutero de la zona y las distintas secciones están dedicadas a geografía y paisajes, gastronomía local, especies endémicas, deporte y vida al aire libre, manifestaciones artísticas y culturales, infraestructura y oferta turística. Una amplia gama de alternativas para aquellos que deseen vivir una aventura en uno de los destinos emergentes de Chile. Sin duda un imperdible.