Pánico y locura en Tacna

Por Rodrigo Ramos En el terminal de taxis un adolescente moreno -de mirada divertida- se le acerca a Seba, huesudo que no sobrepasa los 25 años con pelo largo, y le propone dos alternativas: marihuana o coca. Seba le hace una negación con la mano. Es la primera vez que está en Tacna y desconfía pues cree que el asunto es parecido a Chile; es decir, Seba elucubra que le aparecerá un aguafiestas policía con su perro drogadicto. Seba ignora que en Tacna, la ciudad peruana limítrofe, el asunto es más relajado. El amigo que acompaña a Seba le...

Read More