Alegría generalizada en Chile ante el triunfo de Gabriel Boric en las elecciones presidenciales.

Gabriel Boric es el presidente más votado de la historia de Chile (más de 4.600.000 votos), siendo el más joven: 35 años.

El espectro generacional sub 40 fue el motor central que afianzó el triunfo del candidato de izquierda, el más joven y el más votado en la historia de Chile.

Un antes y un después en la política chilena se ha establecido a partir del 19 de diciembre. La nueva política chilena, encabezada por Boric, busca avanzar en temas sociales importantes, mientras la derecha decide que es necesario un aggiornamento en sintonía con esos partidarios más jóvenes que desean un país moderno. Lo cierto es que una nueva generación llega a La Moneda y todo el país verá el resultado de aquella, esperando que lo hagan bien. La tarea es difícil en vista al equilibrio de los representantes tanto en la Cámara como en el senado. Boric la sabe y ha declarado en su discurso inicial que irán paso a paso, consolidando los avances sin apurarse, pero atentos a un proceso histórico de largo aliento como es la nueva constitución.

El electo presidente sabe de escenarios turbulentos desde la revuelta estudiantil del 2011 donde se consolidó como uno de los líderes junto a Camila Vallejo -una ministra en su próximo gabinete- y Giorgio Jackson. No ha sido fácil para Boric, quien posterior al 18 de octubre con la revuelta popular firmó el acuerdo por La Paz, siendo tildado de traidor por la izquierda más radical y golpeado por detractores en las cercanías de Plaza Dignidad. 

 En relación a las pasadas elecciones los estudios  indican que el 68% de las mujeres de menos de 30 años que fueron a sufragar respaldó a Boric, y el 32% a Kast, una diferencia de más del doble, y que combinado con su alta participación convierte a este grupo en uno de los bastiones indiscutidos de la ventaja, dado que además lo más probable es que sea acá donde se concentró una parte relevante de los más de 1.200.000 votos nuevos que se incorporaron entre ambas vueltas. En el caso de los hombres del mismo bloque etario, la diferencia igualmente es amplia, pero menor: 64% a 36%.

El Presidente electo, Gabriel Boric, aseguró tener «plena libertad para elegir a los mejores y a las mejores» de cara a la conformación de su primer gabinete ministerial. Tras visitar la Convención Constitucional, y consultado sobre la posibilidad de sumar a militantes del Partido Socialista e incluso de la Democracia Cristiana -en medio de las expectativas que generan las carteras de Hacienda e Interior, principalmente-, Boric agradeció los respaldos recibidos desde las colectividades que no forman parte de Apruebo Dignidad, y aseguró que ninguna ha intentado pedirle cargos en el futuro Gobierno. «Tengan tranquilidad, vamos a dar las señales correctas; estoy atento, estoy escuchando tanto las señales económicas como la voz de los chilenos y chilenas. Eso sabremos conciliarlo para tener un gabinete que esté a la altura de los tremendos desafíos que tenemos», prometió.

Gabriel Boric se reunió con la mesa directiva de la Convención Constitucional, argumentando que lo hizo «como señal de compromiso con un proceso histórico, no para marcar diferencias odiosas con el Presidente en ejercicio, no para pegar codazos» a Sebastián Piñera, que a seis meses de la instalación del órgano, no ha tenido este gesto. Boric se puso «a disposición» de la Convención «para que llegue a buen puerto», y enfatizó que respeta su autonomía y no pretende pautearla ni tampoco hacerla operar a su favor: «Yo no espero, en ningún caso, una Convención partisana, al servicio de nuestro Gobierno; eso no corresponde», dijo el diputado, que enfatizó que la cuestión constitucional «es un tema de Estado, de largo plazo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

YHLQMDLG Yo hago lo que me da la gana

Por Hugo Dimter P. Se acabó el recreo.Voy como en una película noir y lo digo a viva voz: …