La obra “Entre luche y cochayuyo” es interpretada por el actor Diego Subercaseaux, musicalizada por los hermanos Sebastián y Lalo Vásquez, y producido y dirigido por el músico Mario Rojas. Será transmitido, por primera vez, a través de las redes sociales del Museo Violeta Parra.
Este martes 29 de junio, cuando se cumplen los 100 años del nacimiento del músico y poeta popular Roberto Parra –el “Tío Roberto” –, el Museo Violeta Parra transmitirá el monólogo “Entre luche y cochayuyo”, grabada en el auditorio del Centro de Extensión del Instituto Nacional.

“Roberto, hermano de Violeta Parra, es reconocido por el museo, no solo por su parentesco, sino que por ser un referente ineludible de la cultura popular. Nos uniremos también a otras instancias que se están desarrollando para mantener viva su memoria”, comentó la Directora del Museo Violeta Parra, Cecilia García-Huidobro.
La obra, basada en el cuento homónimo del folclorista chileno, fue producida y dirigida por el músico Mario Rojas, con quien Parra compartió una amistad de la que nacieron grandes colaboraciones artísticas, tales como las producciones “La negra Ester” y “El desquite”.
“Entre luche y cochayuyo” cuenta la historia de un hombre que, después de morir, narra las circunstancias de su fallecimiento y decide ir al infierno a buscar al culpable. Se trata de un trabajo que mezcla tintes surrealistas con un lenguaje popular. “Es un viaje maravilloso. Te hace cuestionar muchas cosas. No sabes si el personaje está hablando en serio o no, si está vivo o está muerto, si está loco o cuerdo. Es una obra un poco existencialista, muy profunda, aunque a primeras pareciera ser algo más liviano y cotidiano”, opinó el actor Diego Subercaseaux, protagonista del monólogo.


El proceso de llevar “Entre luche y cochayuyo” al escenario en mitad de una pandemia no fue fácil. Duró alrededor de un año, del que seis meses correspondieron a ensayos vía Zoom en los que Rojas y Subercaseaux dialogaban sobre el texto y evaluaban posibles movimientos escénicos. El actor incluso se reunió con la viuda de Parra, Catalina Rojas, y con el etnomusicólogo Rodrigo Torres, amigo personal del fallecido músico, para entender mejor el universo del artista.
Cuando abrió la cuarentena, lograron reunirse para ensayar en persona, instancia a la que se sumaron los músicos Sebastián y Lalo Vásquez, integrantes de la banda musical “Nueva Imperial”. De ahí nació la que resultaría la banda sonora de la obra: una combinación entre temas de Roberto Parra al estilo jazz guachaca y música popular típica de su época.
Cabe destacar que la obra no contó con financiamiento privado ni público de ninguna naturaleza. El trabajo quiere destacar el legado de Roberto Parra, así como su especial vigencia en la actualidad.

“Roberto es la tradición viva de la cultura urbana y, en ese sentido, esta obra en particular cobra mucha vigencia. (En ella) Roberto habla de lugares específicos de Santiago, como la Quinta Normal, la Universidad Católica, la Estación Central. Describe calles, parques, monumentos. Su música, conocida como ‘jazz guachaca’, es la expresión de la música urbana que Roberto tocaba para un público popular en lugares como el cabaret ‘Luces del Puerto’ y la boîte ‘Río de Jainero’ en San Antonio, donde conoció, por ejemplo, a la mítica Negra Estér”, explicó Mario Rojas.
A esta lectura se suma Sebastián Vásquez, guitarrista que participó en la producción. “La figura de Roberto Parra es ‘total’, respecto a lo musical y a lo poético. Su forma de tocar la guitarra era bien particular porque se acercaba al sonido del ‘jazz manouche’, pero lo hacía muy al estilo de la guitarra de nylon, de la uñeta para abajo, una técnica que no es la clásica, pero que es muy especial y se diferencia totalmente”, señaló el músico.


Entre “Luche y Cochayuyo” será transmitida por el canal de Facebook y de YouTube del Museo Violeta Parra, el día martes 29 a las 19:00 horas, día en que se cumplen los cien años del nacimiento de Roberto Parra. La invitación es a todo el público a conectarse y disfrutar de esta gran ocasión.
“Roberto tiene poesía y música para rato. La fiebre de Roberto Parra está recién despertando. Es una fuente de la cual se puede beber la cultura urbana chilena desde una creatividad infinita del maestro, en muchísimas disciplinas del arte”, añadió Mario Rojas.

Tal vez podría interesarte: Martín Roldán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Se redita la novela Carne de perra

Carne de perra, de Fátima Sime A nueve años de su primera publicación por LOM ediciones, e…