Por Jorge Scherman

 

Se podría haber pensado que África, el continente más pobre del mundo, sería golpeado muy duro por el Covid-19. Y con sistemas de salud más precarios, pobreza, hacinamiento y demás, la pandemia hubiese tenido costos muy altos en términos de contagiados/confirmados y muertos.

Pues bien, las cifras (oficiales, como las de todo el orbe) muestran un cuadro muy diferente al que se podría haber esperado. En efecto, al tomar al Top 10 de países de África en confirmados, la cifra total alcanza a 101,5 mil. Sudáfrica y Egipto son los más afectados con 29,2 mil y 22,1 mil (véase el cuadro siguiente para detalles). En la parte baja, están Guinea y Senegal: 3,4 mil y 3,6 mil, respectivamente. Y en un nivel intermedio están Marruecos con 7,7 mil y Gana: 7,6 mil.

af

15880035781474

Cabe recordar que en Latinoamérica Brasil tiene 438,2 mil contagiados con una población no muy distinta de la nigeriana que muestra 8,9 mil; Perú y Chile, en tanto, están en niveles de 141,8 mil y 90,6 mil confirmados. La diferencia es abrumadora.

En términos de la Tasa de Incidencia Acumulada (TIA, confirmados x 100 mil habitantes los Top 3 son: 1) Sudáfrica: 49; 2) Guinea: 27; y 3) Gana: 24. Considerando los 10 países la TIA es 18. Chile tiene hoy una TIA de 474; en Perú esta alcanza  430; y Brasil, dada su alta población (212,6 millones) llega a 206. La brecha entre África y Latinoamérica es enorme.

No he leído en ninguna parte que los gobiernos de África estén falseando los datos. Más bien, cuál es la explicación para estos resultados. Una es el calor que te protege de la propagación del virus. Australia podría ser otro caso con 7,2 mil contagiados y una TIA de 28. O bien Nueva Zelandia, cuyas autoridades declararon haber terminado con el Covid-19 (exterminamos la curva), con 1,5 mil confirmados y una TIA de 31. Frente a este argumento del calor, me surgen dudas por el caso de Brasil (verano e inicio del otoño en zona tórrida), y lo mismo Ecuador, que alcanza a una cifra de 38,6 mil confirmados y una TIA de 219.

SENEGAL-CHINA-VIRUS-EPIDEMIC

El segundo argumento que explicaría la baja incidencia del Covid-19 en África es francamente racista: los negros son casi inmunes a esta pandemia. Lo desmiente el hecho de que en Nueva York, la ciudad y estado más afectado de EE.UU., en contagiados y muertos, la población afroamericana ha sufrido fuertemente del virus. Además, Sudáfrica, donde los negros representan en torno al 90%, ha habido, como vimos, el más alto número de contagiados de África (29,2 mil). Por último, si pensamos en Brasil, con una mezcla de blancos, mulatos y negros, no se ha sabido que el Covid-19 haya hecho diferencias raciales dentro de la gran cantidad contagiados y muertos.

En síntesis, la realidad de África y el coronavirus aparece como un enigma a resolver, a menos que se estuvieran ocultando las cifras reales, sobre lo cual no hay evidencia. A pesar de estos resultados, las autoridades de África han tomado medidas de protección. Y ojalá que los agoreros de siempre, que predicen que la explosión vendrá, se equivoquen.

Todo sea por el pueblo africano.