Salvo excepciones (Willian Styron, quizá otr@), los ciclotímicos, o bipolares, o maníaco-depresivos, o quienes sufren la llamada “enfermedad del ánimo”, no han hablado por sí mismos.
Los psiquiatras convencionales, los psicoanalistas sí (Freud y/o Lacan bajo el ala), son unas urracas parlanchinas, ellos se permiten hablar por “el subalterno”, como muchos intelectuales en otros ámbitos a los que Gayatri Spivak hizo mierda hace un buen tiempo.
¿Qué saben lo que sentimos? ¿Lo que vivimos los bipolares? Entrar en el estado de manía o depresión es, literal, visitar el cielo o el infierno, y eventualmente regresar a la tierra. ¿Quién ha  tenido ese privilegio o esa condena?  Más allá de la basura de todas las religiones. El más allá, reencarnaciones, regresiones.
Nosotros l@s bipolares, somos la metáfora, la sinécdoque de la realidad. Hablamos por tod@s, sus excesos, sus restos, l@s que sobramos, l@s desechables, l@s caídos, l@s parias.
Ojo, tú no sabes lo que es pasarse noches y noches sin dormir. Yo no soy un insomne. Créeme.  Solo soy un chico de 62 años que piensa qué hacer.
Mi encrucijada como ciclotímico fue morir o vivir.
Opté por vivir y luchar.
 
Jorge Scherman Filer
Economista y escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

YHLQMDLG Yo hago lo que me da la gana

Por Hugo Dimter P. Se acabó el recreo.Voy como en una película noir y lo digo a viva voz: …