En el puerto de Valparaíso -y en todo Chile- la comunidad se reunió cerca del Congreso Nacional para decirle a nuestros políticos de pacotilla, nido de ratas y animalitos afines, que se dejen de robar impunemente. Ya basta señores. Basta de abusos y mentiras. La gente se parte el lomo trabajando para que una banda de atorrantes les robe con la complicidad de  autoridades vendidas y corruptas. Son unos traidores a Chile. Todos los que lucran -de derecha y pseudo izquierda- van a tener su castigo: la pérdida de la honra, si es que la tienen. El día de mañana cualquiera les va a poder escupir en el rostro. O más bien va a poder escupir el Mercedes Benz o el BMW en el que vayan manejando.
Texto: Hugo Dimter. Fotos gentileza de Kilber Salas.
644637_10151413674142956_600383357_n
320082_10151413674297956_897115176_n
47012_10151413674102956_91370278_n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

El diario de Carmenza

Por Gustavo Petro Hace unos días me encontré en mi casa con un exgeneral del Ejército…