Categoría: Crónicas

El último aguacero de la tormenta

En un cuaderno, salvado del aterrizaje forzoso, lo escribió: “No estamos solos. Siento una fuerza poderosa que nos observa desde lo alto”. Al caer la noche el canto de los pájaros se interrumpía y aparecía el atemorizante sonido de los árboles y el extraño crujir de las ramas, como si alguien circundara por los alrededores. -Oíste eso? – solía preguntar Amelia a Noonan.

Read More
Loading