CORONAVIRUS EN LATINOAMÉRICA:

LA CURVA ES UNA FLECHA DIAPARADA AL CIELO

 

Por Jorge Scherman

Hace tres semanas (23/5) los países de Latinoamérica Top 10 en contagiados/confirmados mostraban una realidad más que preocupante. Sus indicadores de Covid-19 venían en alza. 693,1 mil confirmados, 38,5 mil muertos, con una tasa de mortalidad (muertos/confirmados) de 5,6%, y una Tasa de Incidencia Acumulada (TIA), es decir, confirmados por 100.000 habitantes, de 130 (véase el cuadro a continuación).

a1

 

La realidad era heterogénea entre países, pero ninguno tenía menos de 5,9 mil confirmados y 240 muertos (Bolivia). En el otro extremo estaba Brasil a la cabeza, con Bolsonaro haciendo alarde de terquedad, con 347,4 mil confirmados y 22,0 mil muertos.

La realidad cambio para mal y de manera radical en tres semanas (15/6). Los contagiados subieron casi en 1 millón, desde 693,1 mil a 1.684,5 mil, un alza del 143%, o en 47,2 mil al día. Y los muertos de 38,5 mil, el 23/5, a 81,4 mil el 15/6, un incremento de 111%, o bien, 2.042 diarios (obsérvese el siguiente cuadro).

a2

 

Son valores que provocan un sentimiento mixto de tristeza y rabia.

Al auscultar la situación por países, vemos los que, dentro de este declive o deterioro general, más han retrocedido en términos relativos: Chile en primer lugar, seguido por Colombia y luego Argentina.  La TIA de nuestro país subió de 342 a 1.127; Colombia de 40 a 105; y Argentina de 25 a 73.

Mirado desde otro lado, Chile aumentó en tres semanas un 494% el número de contagiados/confirmados, por lejos el porcentaje más alto de Latinoamérica (lo sigue Ecuador con 228%). Colombia en 164% y Argentina 210% en el incremento de contagiados/confirmados.

Las mejoras relativas, bajan de lugar en los Top 10, corresponden a Ecuador, República Dominicana y Panamá.  Ya señalamos recién que Ecuador tuvo un incremento de 228% de contagiados/confirmados, y agreguemos que tiene hoy una TIA de 268; República Dominicana, 64% y 218; y Panamá, 103% y 496.

No podemos cerrar esta Nota sin referirnos a Brasil y Perú, países que “lideraban” los Top 10 de contagiados/confirmados el 23/5, y continúan haciéndolo después de tres semanas. Brasil se empinó de 347,4 mil a 888,3 mil contagiados/confirmados, un alza de 156%. Y en términos de su TIA, se alzó de 163 a 418.

Por su parte, Perú, segundo en contagiados/confirmados de América Latina, tenía el 15/6 una TIA de 707, solo superado por Chile; hace tres semanas era de 351. El número de contagiados/confirmados aumentó de 115,8 mil a 233,0 mil, un 101%. O bien, 5.583 diarios, una cifra altísima.

 

En síntesis, el panorama Latinoamericano sigue siendo sombrío, y va camino al abismo. Ningún país se salva. Los indicadores negativos sobre el Covid-19 van al alza. Excepto el porcentaje de muertos sobre los contagiados/confirmados, que se mantiene en torno a 5-6%, las TIAs y los fallecidos por 100.000 habitantes (que independizan de la población de cada país), la curva es una flecha disparada al cielo.

En el caso de Chile, esta flecha es la que ocupa la inclinación más vertical hacia el firmamento.

metro subida

 EN ASIA ORIENTAL: UNA REALIDAD DESCONOCIDA

 

Iniciaré este párrafo con dos desvíos. Primero, me refiero a Asia Oriental, y no a Extremo Oriente (EO) o Lejano Oriente (LO), que son expresiones occidentales para nombrar al “otro” diferente. Está allá lejos o en el extremo, ¿de qué? Que yo se sepa en los países que desde Occidente se denominan así, (EO o LO), no hablan de Extremo Occidente o Lejano Occidente. Sin duda, se trata de una típica actitud egocéntrica de Occidente, centralista y con resabios colonialistas.

Segundo, en Asia Oriental se encuentra China. El país más poblado del mundo, y donde habría comenzado la pandemia en Wuhán. En un mercado de venta de animales. Los chinos se defienden al respecto, y se ha llegado a decir que militares estadounidenses que fueron a China, entiendo que al propio Wuhán, a una Olimpiada con sus homólogos chinos, llevaron ex profeso el virus. Una típica teoría conspirativa, en las que suelo no creer.

En todo caso, durante los ya casi seis meses que lleva el coronavirus, ha habido acusaciones cruzadas entre Estados Unidos y China achacando responsabilidad al otro bando. En particular, EE.UU. acusó a China sobre la credibilidad de sus datos, y suspendió el financiamiento a la Organización Mundial de la Salud (OMS), un castigo para tod@s nosotr@s, apuntando a que la OMS avala los datos de los chinos.

 

Las cifras oficiales de China han sido objeto de sospecha desde hace algún tiempo y su validación por parte de la Organización Mundial de la Salud fue la razón esgrimida por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para suspender el financiamiento estadounidense a la OMS (BBC/MUNDO, https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52322409).

 

La OMS derivó la responsabilidad de llevar las cifras por país a Johns Hopkins, University of Medicine, Coronavirus Resource Center, la fuente más aceptada. De hecho, aquí se validan los datos oficiales de China.

Intuyo que jamás sabremos dónde yace la realidad, o la tiranía de los hechos, como me gusta decir.

A modo metodológico, debo decir que presentaré las cifras e indicadores de Covid-19 con y sin China. El motivo de esta opción es que los datos chinos (excluido Taiwán) resultan para muchas personas, como vimos, difíciles de creer. Se me ha dicho que China es una dictadura férrea y poderosa, y que no nos va a mostrar su verdadero rostro de cómo le ha afectado la pandemia.

Valga que este argumento sería válido para cualquier dictadura, sea de donde sea. Y agrego, por ejemplo, que Chile en particular, visto en el mundo (y se presenta) como una democracia representativa, ha manipulado los datos de muertos y confirmados, y luego los habría sincerado, debido a presiones sobre el MINSAL, con explicaciones inverosímiles y que nadie entiende, cambios metodológicos (así los han llamado), que denomino metodología epidemiológica/letal para hacer aparecer a posteriori confirmados y muertos. Y en lo personal, después del 18-O tengo la convicción de que Chile ya no es una democracia representativa, sino una dictadura solapada con militares y policías, digitados desde La Moneda, dispuestos a balear con perdigones que contenían altas dosis de plomo y cegar, matar, abusar sexualmente y torturar a quienes se rebelaron contra 46 años de neoliberalismo.

Después de estas aclaraciones, vamos a los datos de Asia Oriental, el meollo numérico de esta nota.

El gigante asiático tiene: 1) 1.416 millones de habitantes; 2) 84,0 mil contagiados/confirmados; 3) 4,6 mil muertos; 4) una tasa de mortalidad (muertos sobre confirmados) de 5,5% (muy cerca del promedio mundial); y 5) una Tasa de Incidencia Acumulada (TIA, contagiados/confirmados por 100 mil habitantes) de 5,9. Esta última cifra se ve muy baja, y depende de los 84,0 mil confirmados frente a los 1.416 millones de ciudadan@s chin@s.

a3

 

Incluyendo China, los confirmados en los Top 10 al respecto, alcanzan a 268,4 mil; los muertos 9,5 mil; la tasa de mortalidad llega a un 3,5%; y la TIA a 13,7.

Sin China, estos guarismos, en el mismo orden, son: 1) 184,2 mil; 2) 4,9 mil; 3) 2,6%; y 4) 33,5. En síntesis, excluyendo al gran país, la tasa de mortalidad baja casi en un punto porcentual, pero la TIA sube 19,8 unidades. Los “bajos” confirmados de China (que ocupa el lugar 20° en el mundo en este ítem), y su enorme población, hacen la diferencia.

En cualquier caso, la TIA de China sería al menos un veinteavo de la del orbe, 110,7. Y, ya lo dijimos, su tasa de mortalidad muy similar al mundo en su conjunto.

Sin China, Asia Oriental muestra, comparativamente, una situación positiva. Menor porcentaje de muertos que el promedio mundial, 2,6% versus 5,3%. Y una TIA muy inferior al orbe en su conjunto: 33,5.

Los Top 2 a 4 en Asia Oriental, China que va de Top 1, en contagiados/confirmados, son: 1) Indonesia; 2) Corea del Sur; y 3) Singapur. Los tres países tienen algo más de 40 mil confirmados.  Destaca Singapur con una alta TIA de 708,9, producto de 41,5 mil confirmados dentro de una población de 5,9 millones de habitantes.

Indonesia es el Top 2 (o Top 1 sin China), con 42,8 mil confirmados para una población de 33 millones; 2,3 mil muertos; una tasa de mortalidad de 5,5%; y una TIA de 129,7, solo superada por Singapur. Indonesia aparece así con los peores resultados en confirmados, muertos y tasa de mortalidad.

En cuanto a Corea del Sur, sindicado como un país que ha manejado bien el Covid-19, llama la atención por su bajo número de muertos, 280, y una tasa de mortalidad de 0,7%. Sin embargo, es Top 3 en confirmados (incluyendo China), tiene 42,8 mil, y una TIA de 82,4, muy por encima del promedio de Asia Oriental. Una realidad mixta, escasos muertos y un número no despreciable de confirmados.

El resto de los países (Filipinas, Japón, Malasia, Tailandia, Taiwán y Vietnam) muestran bajos indicadores. Excepto Filipinas y Japón en sus tasas de mortalidad, 4,0% y 5,3%, algo por debajo o exactamente en el promedio mundial (recordemos que es 5,3%).

 

En síntesis, Asia Oriental, sin China, muestra una realidad en general más bien alentadora en términos comparativos. Representa un 8,7% de la población mundial (con el gigante asiático excluido, o 7,1% si lo incorporamos); un 2,2% de los confirmados y un 1,1% de los muertos a nivel del orbe (estos indicadores no cambian, esté China o no). Y, por último, ya dijimos, una TIA de 33,5 versus una mundial de 134,2, o de 110,7 en el caso de incorporar a China.

Todo sea por el bien del pueblo llano de Asia Oriental.