¿Coronavirus o gerontocidio?

Por Jorge Scherman Filer

Se habla muchos de los contagiados/confirmados, de tests (PCR), y de cuarentenas totales o parciales. Pero de aquellos que cruzan el umbral de la muerte por el Covid-19, l@s muertos por la pandemia, sabemos poco y nada.

Sobre todo se insiste en que son de tercera y cuarta edad, los más frágiles ante el virus. Serían en su mayoría l@s abuel@s y bisabuel@s. He tenido un diálogo con ell@s a través de una video-conferencias y están aterrad@s, angustiad@s y obsesiv@s con el tema del coronavirus. Y no es para menos, la figura siniestra y negra con la guadaña les ronda como un espectro, un fantasma.

Me propuse para esta Nota entregar información sobre el Covid-19 relativa a fallecidos de los países Top 10 en contagiados/confirmados. Digamos, para dar un contexto, que esta decena de naciones representan: 1) un 32% de la población mundial; 2) un 67% de los contagiados/confirmados del orbe; y 3) 75% de todos los muertos por coronavirus. Son cifras bien decidoras del panorama general, sobre todo 2) y 3).

En relación a estos últimos, los países más afectados (fallecidos x 100.000 habitantes) son: 1) Reino Unido, 60; 2) España, 58; 3) Italia, 56; y 4) Francia, 45. Entre el Top 5 a 7 están:  Estados Unidos, 34; y Brasil y Perú con 17. Cierran la lista Alemania, 10; Rusia, 4; e India, 1 (véase el cuadro a continuación).

3

El promedio ponderado es 13, muy influido, sin duda. por la “baja” cifra de India, país de 1.380 millones de habitantes, el más populoso después de China. Si excluimos la tierra de Gandhi, los fallecidos x 100.000 habitantes son 29, lo que ubica al promedio ponderado en la parte intermedia-baja del cuadro.

Un indicador usual, y que entrega información muy relevante, es el porcentaje de muertos respecto a los contagiados/confirmados. Aquí se altera algo el orden entre los cuatro países Top en fallecidos x 100.000 habitantes: 1) Francia, 15,3%; 2) Italia, 14,4%; 3) Reino Unido, 14,1%; y 4) España, 11,2%. Son cifras que cortan el aliento, probablemente asociadas a la alta proporción de personas de tercera y cuarta edad, o de lo que se ha llamado el envejecimiento de la población.

En el nivel intermedio se hallan: 1) Estados Unidos, 5,7%; 2) Brasil, 5,2%; y 3) Alemania, 4,7%. Y, por último, los Top 8 a 10 son India (2,8%); Perú (2,6%); y Rusia (1,3%). En el promedio ponderado el porcentaje es de 6,4, o de un fallecido por cada 16 habitantes confirmados con Covid-19.

noticia-ministro-talca-660x350

Coda chilena

El país mostraba una mortalidad muy baja durante varias semanas, en torno a un 1% de muertos por confirmados.  La cifra comenzó a subir y vamos en 1,6%, y se nos dice que va a continuar el alza. Cambio de metodología mediante. La denomino metodología letal que hace aparecer muertos. Hubo un salto abrupto hace unos días. Pasamos de 1.637 fallecidos a 2.264 al día siguiente, en circunstancias que hubo 74 muertos. Esto significó agregar 553 occisos de un paraguazo.  Ayer llegamos a 2.283, o 12 x 100.000 habitantes. Estamos por sobre Alemania, Rusia e India, y a 5 puntos bajo Perú y Brasil. La cuestión de los muertos por Covid-19 ya no se ve tan halagüeña. El mantra del 1% que repetía el gobierno comenzó a hacer agua.

Por otra parte, Espacio Público vaticinó que en la primera quincena de este mes llegaríamos a 120 o más muertos diarios. Hace unos días tuvimos 96 (sin cambio metodológico). Si esta predicción se cumple y la llevamos a 30 días, serían 3.600 fallecidos o más. Y nos colocaría cerca de 6.000, 31 occisos x 100.000 habitantes. En la medianía de las actuales cifras de los Top 10 países que hemos visto.

Adiós al caballito de batalla que enarbolaban Piñera-Mañalich y Cía. Ltda.

portadaaa3-660x350

En síntesis, el coronavirus se ha llevado ya muchas vidas (407 mil), contagiados/confirmados (7.156 mil) que no resistieron el azote de la pandemia (6%). Los Top 10 de esta Nota concentran una altísima proporción de los estragos del Covid-19 en el mundo, tanto en muertos como en contagiados/confirmados. En términos de estos últimos, Chile está 13° en el mundo, y si parecía escapar en términos de muertos, las dos últimas señalan que la curva comienza a apuntar al cielo.

 

 EUROPA OCCIDENTAL VERSUS EUROPA DEL ESTE 

Las cuarentenas tardías y tempranas

 

Vamos ahora un poco más allá de nuestras fronteras. Ya pasados más de cinco meses que se presentaron los primeros casos Covid-19 en Europa, vale la pena evaluar qué ha pasado con distintos países del oeste y oriente de Europa. Las diferencias son abismantes, ¿por qué?

Si tomamos Reino Unido, España, Italia, Francia y Alemania en el lado occidental, nos encontramos con la siguiente realidad: en España el primer caso de coronavirus se presentó a principios de enero; en Francia a mediados del mismo mes; en Alemania la tercera semana del primer mes del año; y en Italia y Reino Unido a fines este mes.

coronavirus-cura-fragua-industria-30-farmacos-4-vacunas-5635

Los cinco países, primerizos en el tema, demoraron en reaccionar. Las cuarentenas (confinamientos nacionales) fueron decretadas recién en marzo: 1) Italia 11/3; 2) España 13/3; 3) Francia 17/3; y 4) Alemania y Reino Unido, 20/3. Había pasado más de un mes desde los primeros casos y miraban para el techo. Mientras se acumulaban los confirmados y los muertos (con dos semanas de desfase).

Italia se demoró alrededor de un mes y medio en decretar el confinamiento nacional. España se tomó más tiempo, dos meses y medio; Francia, dos meses; Alemania algo más, dos meses y una semana; y) Reino Unido un mes y tres semanas. Es lo que denomino cuarentenas tardía. El daño ya estaba hecho con el atraso de entre seis y ocho semanas en decretar los confinamientos nacionales después de los primeros casos de Covid-19.

Hoy los resultados están a la vista en contagiados/confirmados y muertos (véase el Cuadro N° 1)

1

 

El cuadro en Europa del Este u Oriental es totalmente diferente al que hemos presentado. Los primeros casos se presentaron la tercera semana de Febrero (Rumania), cinco semanas después del primero caso en Francia (mediados de Enero). De ahí vinieron los demás: Polonia, República Checa y Eslovaquia, a principios de Marzo. Y luego Hungría la segunda semana de Marzo. El coronavirus se había desplazado al Este.

Y diferencia de Europa Occidental, los países de Europa Oriental reaccionaron con ´prontitud y decretaron confinamientos nacionales. La excepción fue el 11 de Marzo Hungría, que dio solo recomendaciones locales. Pero el 16 del mismo mes (República Checa), y el 23 los otros tres países (Polonia, Rumania y Eslovaquia) ya habían decretados

cuarentena total.

Pasados ya casi dos meses los buenos resultados están a la vista. La Tasa de Incidencia Acumulada (TIA ponderada de contagiados por 100.000 habitantes) es de 73. Ninguno de los cinco países supera 104. Y lo más relevante, los muertos por 100.000 habitantes se mueve entre 7 y 1, con un promedio ponderado 4 (véase el Cuadro N° 2 a continuación).

2

 

Si comparamos con Europa Occidental la diferencia es abismante. La TIA de los cinco países seleccionados fluctúa entre 515 (España) y 221 (Alemania), con un promedio ponderado para los cinco países de 350. (véase el Cuadro N° 1). En cuanto a los muertos, “lidera” el Reino Unido con 59 por 100.000, el promedio ponderado es de 52, y en la parte inferior está Alemania con 10.

En síntesis los confinamientos nacionales son necesarios para combatir en Covid-19. Pero no solo son necesarios, sino que deben ser oportunos, ojala inmediatos, apenas se conoce el primera caso. La capacidad de expansión del coronavirus es muy veloz. Lo saben bien en Europa Occidental donde se demoraron demasiado en reaccionar, a pesar de que la Organización de la Salud (OMS) se los hizo los ver a todos en Enero. Reaccionaron con las cuarentenas a partir del 11 de Marzo, cuando se sabía de los primeros casos desde mucho antes, y pagaron un costo muy alto en contagiados y vidas.

Chile siguió la misma senda de Europa Occidental, cuarentenas tardías y parciales. Estamos con la TIA más alta del mundo, hospitales a punto de colapsar, y un personal de salud estresado y con peligro de sucumbir por el sobre exceso de trabajo.