Desde el pasado viernes funciona de manera oficial el nuevo Laboratorio de detección de SARS-CoV-2 de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago

Por Lorenzo Palma

Con  el funcionamiento del Laboratorio de Virología Molecular y Control de Patógenos de la Facultad de Química y Biología se espera procesar un rango de 100 a 200 muestras diarias, esfuerzo que se suma al ya realizado por el Laboratorio de Virología del Centro de Biotecnología Acuícola de la Universidad de Santiago, que desde el 1 de abril a la fecha ya superó las 10 mil muestras procesadas, donde el 40% de ellas han dado positivo a COVID-19, dijo la directora y académica de la Usach Ana María Sandino.

El Instituto de Salud Pública, por su parte, dio la autorización al nuevo laboratorio el pasado viernes 22 de mayo para integrarse al Sistema de Análisis Nacional; con esto la Universidad de Santiago cuenta con dos laboratorios trabajando en el tema. El nuevo laboratorio de detección, lo dirigen los académicos Marcelo Cortez, y Francisco Cubillos, con la colaboración de la académica Yesseny Vásquez. El laboratorio espera superar las 2,500 muestras analizadas de Covid-19 al mes.

Cubillos_PI (1)

Francisco Cubillos

 

Francisco Cubillos, académico de la Facultad de Química y Biología (Usach), e investigador del Instituto Milenio de Biología Integrativa (iBio), explica que desde marzo vienen realizando las gestiones necesarias para transformar los laboratorios de Virología Molecular y de Genética Molecular, junto con el doctor Marcelo Cortez y la doctora Yesseny Vásquez, en un solo laboratorio, con el fin de procesar muestras humanas en el marco de la contingencia por Covid-19.

«Desde marzo comenzamos a trabajar para montar de manera correcta el laboratorio. Adquirimos equipamiento, apoyo en recursos humanos y espacio físico gracias a la Usach y el iBio, este último, aportará la mitad del personal que estará dedicado al procesamiento de las muestras» explicó Cubillos.

El encargado del laboratorio es el Dr. Marcelo Cortez, virólogo y académico de la Facultad de Química y Biología, quien destacó que «como funcionarios públicos esta es nuestra obligación. Teniendo nosotros la capacidad de apoyar el diagnóstico, lo que es muy importante para la estrategia que eligió Chile para controlar la pandemia, no podíamos restarnos«, sostuvo.

Se trata de un grupo de 14 personas entre ellos, postdoctorantes, doctores y bioquímicos, que dicen estar ansiosos pero preparados para aportar al país. Con protección de zapatos, doble delantales, cofias, guantes, mascarillas, espacios delimitados como zona «sucia», donde llegan las muestras con virus y otra «zona limpia» donde está libre del virus, es parte de lo que verán todos los días en el laboratorio.

 

Dentro del equipo de trabajo que procesará las muestras se encuentra la investigadora postoctoral de la Universidad de Santiago, la Dra. en Microbiología, Jennifer Molinet. Ella junto a sus colegas se preparan para dedicarse de lleno a combatir la pandemia desde sus conocimientos. «Lo primero que necesitamos fue la capacitación sobre protocolos de bioseguridad del laboratorio y de cómo es el procedimiento desde que llegan las muestras hasta el envío de los resultados al ISP«, recordó Molinet.

Un posdoctorante de iBio que también forma parte de la misión de analizar las muestras que lleguen todos los días es Pablo Villarreal, biotecnólogo y doctorado en biotecnología molecular. Él cuenta que hay distintas tareas, como recibir muestras, inactivación del virus, extracción de DNA, y gente que realiza el PCR, posteriormente el análisis de las muestras y al final del día se envía el informe de los positivos y negativos.

«Hasta el momento hemos funcionado súper bien, porque existen funciones determinadas para cada una de las 14 personas en el laboratorio. Siempre cuidamos que no exista contaminación cruzada. Para esta semana ya han llegado 500 muestras que esperamos tener analizadas pronto«, dijo el doctor Villareal.

Trabajo de laboratorio

El proceso

Las muestras se dividen en lotes y cada lote tarde entre 3 a 6 horas.  Durante todo el día pueden llegar muestras al laboratorio y son seleccionadas.  El siguiente paso es codificar con códigos internos para identificar cada muestra que se seleccionó; se inactiva el virus para hacerlo inviable. Algo importante de recordar es que, el SARS-CoV-2 no contiene ADN de doble cadena, sino ARN, de una sola cadena. Como las pruebas de PCR (siglas en inglés de «reacción en cadena de la polimerasa») solo pueden hacer copias de ADN, primero hay que convertir el ARN en ADN. Después se obtiene una solución con la que finalmente se realiza el PCR, proceso que toma aproximadamente una hora y el análisis de éstos se envía entre las 9 y 10 de la noche al Ministerio de Salud.

Otra investigadora que forma parte del nuevo laboratorio y financiada por iBio, es Claudia Villegas. Ella es ingeniería informática y siempre ha trabajado en el área de biología molecular, extrayendo muestras y DNA, pero ahora lo enfoca a DNA y PCR. «Ha sido un proceso muy cansador en primera instancia, es mucho trabajo, pero es reconfortante saber que se está ayudando con un granito de arena al trabajo que hay que hacer a nivel país como laboratorio, como científico«,comentó.

Claudia Villegas, al momento de decidir trabajar en el laboratorio para analizar muestras de Covid-19 tuvo que tomar una difícil decisión, ya que por seguridad tuvo que alejarse de su hija para prevenir el contagio y hace dos meses que están distantes al cuidado de sus padres, en Parral. «Esto es difícil, se extraña, pero es un resguardo para ella y me tiene más tranquila. También como investigadores nos tranquiliza que en el laboratorio se formó un buen equipo de trabajo, existen todas las medidas de seguridad«, comentó Villegas.

Valentina Abarca es asistente de investigación del laboratorio de Genética Molecular de la Usach y tiene la misión de la extracción del RNA, que es el material genético del virus.  Ella destaca que no solo los investigadores de la Universidad han volcado su dedicación y tiempo a la contingencia, sino es algo que se ha visto en la gran mayoría de los investigadores y la ha sorprendido gratamente.  «Me hace mucho sentido contribuir en este momento, sobre todo, porque la gran mayoría de los proyectos e investigaciones son con fondos públicos. Todos están entregando mucho tiempo y dispuestos a trabajar donde se le requiere y tiene sentido la contribución desde el ámbito científico».

Valentina Abarca y Kamila Urbina_5 junio

Valentina Abarca y Kamila Urbina

 

El equipo del nuevo laboratorio

Junto a los académicos Marcelo Cortez (Director Técnico), Francisco Cubillos (informes y estadísticas) y Yesseny Vásquez (coordinación de equipos), trabajan en este segundo laboratorio Claudia Galleguillos (PCR y extracción RNA), Sofía Michelson (PCR y extracción RNA), Matías Cárdenas (PCR), Valentina Abarca (extracción RNA), Claudia Villegas (extracción RNA), Kamila Urbina (extracción RNA), Pablo Villarreal (PCR), Claudia Muñoz (extracción RNA), Jennifer Molinet (extracción RNA), Mariela Pilquiñir (elaboración de informes) y Fabiola Michel (control de informes y planillas).

En palabras de la decana de la Facultad de Química y Biología, doctora Leonora Mendoza, «la incorporación de un nuevo laboratorio para nosotros, además de ser motivo de orgullo, es parte del espíritu colaborativo que creo será clave para ayudar a detectar y controlar esta pandemia. La vocación de servicio de investigadores y colaboradores es sumamente destacable teniendo siempre presente que se trata de un servicio a la comunidad, no exento de riesgos,   Finalmente la Decana indica que también  es una validación de las capacidades y la rigurosidad con la que trabajamos y que esperamos aportar como Facultad de Química y Biología al actual contexto que estamos viviendo como país».