Por equipo periodístico

La suerte de la última víctima mapuche, Alejandro Treuquil,  se había sellado desde hacía mucho tiempo en las oficinas ubicadas en Agustinas 1343, en Santiago. Ahí está ubicada la Forestal Mininco, empresa de CMPC, más conocida como La Papelera: holding forestal y papelero controlado por la familia Matte, a través de Eliodoro Matte Larraín. Pero aquella vez, en sus oficinas centrales, no se discutía nada relacionado con la producción de madera, plantas y semillas con presencia en cinco de las 15 regiones de Chile. Lo que se ha venido analizando desde hace unos años es como aniquilar cualquier vestigio del pueblo mapuche en los territorios donde la empresa desarrolla su labor extractivista, no exenta de colusiones y estafas. Para ello necesitaban aliados, y esos aliados están en el actual gobierno y en la policía. La triple alianza estaba sellada. Lo ha estado desde hace mucho tiempo. Es un hecho que las empresas Mininco, Bosques Arauco y Volterra son las principales involucradas en conflictos territoriales con el pueblo mapuche, realizando sus «actividades» y labores de amedrentamiento con la anuencia del gobierno, el poder judicial y carabineros. Muchos de estos últimos desarrollan su labor policial y luego prestan servicios de todo tipo a las mismas forestales. Es así como el poder del dinero juega en contra de las comunidades.

 

Werkén de la comunidad We Newen de Collipulli –comuna de la Provincia de Malleco en la Región de la Araucanía- había denunciado insultos y allanamientos de la policía, señalaban los titulares hace un tiempo. “Esto que estamos viviendo es espantoso”, relató hace poco más de dos semanas en medios de prensa el mismo werken Treuquil. Los sucesos que desembocarían en su muerte ya estaban echados. La mayoría de los 5500 habitantes de Collipulli sospechaban que algo así podía suceder.

El pasado 13 de mayo la Comunidad Autónoma We newen de  Collipulli, región de la Araucanía sufrió un ataque por parte de la Fuerzas Especiales de Carabineros.  En aquella ocasión acusaron ser asediados por funcionarios que disparaban balines y lacrimógenas en contra de los comuneros hiriendo a varios de ellos, sin dar razones de su actuación. La comunidad, a través de un comunicado, denunció que el constante asedio por parte de Carabineros dejó 15 heridos. “Dispararon a un niño con discapacidad en la mano, como tiene una dificultad en el pie no pudo arrancar”, señaló en aquella ocasión el  werkén Alejandro Treuquil, quien días después fue asesinado.

102758038_699281707537695_4934612450823062248_n

Treuquil, de 37 años, falleció en la noche del jueves en el Hospital de Collipulli, debido a un impacto de bala que recibió durante un incidente en el que otras tres personas resultaron heridas.

Luego del hecho, el fiscal Carlos Cornejo relató que Treuquil había salido a buscar un caballo perdido junto a las demás personas, cuando fueron “atacados por un grupo no definido de personas que utilizan armas de fuego y otros elementos para los efectos de lesionar e incluso causar la muerte a una de las víctimas”.

Treuquil había relatado un incidente anterior a su deceso en que un efectivo policial le disparó un perdigón en la cabeza, “dejándome casi inconsciente (…) Desde ese momento, sin motivos y sin culpas de parte nuestra, nos empiezan a agredir”, señaló hace una semana atrás agregando que los uniformados, a través de altoparlantes, los habían insultado y amenazado con frases comoindios culiaos ya van a caer uno por uno” y “los vamos a matar hijos de la perra.

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó el asesinato del comunero mapuche Alejandro Treuquil, ocurrido la noche del jueves en un -hasta ahora- confuso incidente en la comunidad We Newén, en Collipulli, La Aruacanía.

la Comisión solicitó al país «investigar de manera seria, pronta, exhaustiva, independiente e imparcial y a juzgar y sancionar a los responsables intelectuales y materiales». Asimismo, sostuvo que «las etapas de esos procedimientos deben incorporar un enfoque diferenciado étnico-racial«.

unnamed

La diputada Emilia Nuyado, también ex consejera nacional indígena, se manifestó en la misma línea que la CIDH, exigiendo además una «investigación profunda» por parte del Ministerio del Interior.

«Nuestros hermanos venían denunciando hace semanas hostigamiento por parte de la policía», afirmó la parlamentaria.

El fiscal Carlos Cornejo afirmó que Treuquil murió producto de un “impacto balístico en su cuello”. En base a la versión preliminar del Ministerio Público, “esto habría ocurrido cuando este grupo de cuatro personas efectuaba la búsqueda de un caballo, momento en que es atacado por un grupo no definido de personas que ocupan armas de fuego y otros elementos”, ratificó Cornejo.

El fiscal confirmó que estaba acompañado por tres personas de 19, 18 y 14 años, quienes resultaron con diversas lesiones. Los hombres de 14 y 18 años resultaron con contusiones y el de 19 años con una lesión por impacto balístico en la clavícula. 

«Este territorio es nuestro, nos pertenece ancestralmente, no vamos a echar pie atrás peñi, estamos firmes en nuestra posición, tenemos nuestro kimun (conocimiento), nuestro rakiduam (pensamiento) firme. Llevamos siete años dentro del predio del Fundo San Antonio, somos como 60 familias y ya tenemos recuperadas casi 40 hectáreas que colindan con Forestal Mininco, que tiene aproximadamente 400 hectáreas. Nosotros partimos esto por recuperar nuestras tierras. Ya hemos pasado allanamientos, persecución policial, pero esta última ha sido la más constante, desde el 13 de mayo, fueron nueves días que Carabineros nos han estado hostigando. No sabemos el porqué”, fueron algunas de las palabras de  Alejandro Treuquil en su última entrevista el 27 de mayo en la Radio 19 de Abril, donde denunció el constante hostigamiento de parte de Carabineros de Chile, que se agudizó desde mayo en el Lof We Newen.

treuquil23

“Se había ido como hace veinte minutos a buscar al caballo, y de repente siento fuerte cuatro disparos, pero nunca me imaginé que había sido a él a quien estaban atacando. Pasaron como unos veinte minutos más y llegaron a avisarme que le habían hecho una emboscada, que los demás habían aparecido, pero que no se sabía nada de mi marido”, testimonia Andrea Neculpan, su viuda. «El día anterior ingresó Carabineros de nuevo y mi esposo les dijo que se fueran, preguntando qué buscaban. Mi esposo les dijo “si quiere detenerme, háganlo, pero dejen a mi familia tranquila, dejen de asustar a mis hijos”. No se querían ir, Alejandro les insistió “iré a buscar a mis peñis (hermanos) para que se vayan” y le respondieron “con tus peñis o sin tus peñis, te vamos a matar igual”. Él recibió esa amenaza de Carabineros», señala su viuda.

“Muerto me van a sacar de aquí, si yo tengo que morir luchando, voy a seguir luchando. Si me quieren sacar de aquí, tendrá que ser muerto, yo daré mi vida por la gente” había argumentado Treuquil.

El hecho es indagado por la Fiscalía de la Provincia de Malleco en conjunto con la Policía de Investigaciones. De más está decir que la noticia apenas ha sido cubierta por la prensa del duopolio y las canales de televisión abierta.

Despacho de la corresponsal de Telesur, Paola Dragnic.