El ministro José Ignacio Vásquez es sindicado como uno de los tres integrantes (junto a  Iván Aróstica y Juan José Romero) que paralizaban las causas de Derechos Humanos y quien está en la mira de la Fiscalía.

multimedia.normal.8f95b73a4e9872c9.41746f6e5f4d6172c3ad61204c7569736120427261686d205f66663161615f6e6f726d616c2e6a7067

María Luisa Brahm apuntaba a situaciones “al límite de la corrupción” luego que ella sostuviera que había leído un contrato en que un abogado cobraba honorarios extra por mantener suspendidas causas demorando casos de Derechos Humanos. Debidoa ello existe una causa penal abierta tras la denuncia de la diputada PC Carmen Hertz, donde algunos magistrados reconocieron que ésta sería la peor crisis que viviría el Tribunal Constitutcional.

DL4NN2MMT5GRHARVBJ4O573RZE

Vásquez criticó al medio Ciper Chile por «barrer» con el TC, emplazó al resto de los jueces e hizo un llamado a Brahm a renunciar. «Que les quede en la conciencia a los ministros que en esa oportunidad apoyaron eso, que les quede en sus conciencia cuales fueron o cuales son las consecuencias de todo eso. Los cálculos que en su momento pudieron haber tenido presentes, cálculos personales, políticos etc. Bueno eso es lo que pasa precisamente cuando no se tiene presente y no se tiene a la vista la institución, cuando no se tiene lealtad hacia la institución. Me parece que aquí se ha cometido algo que… esto es una verdadera felonía, esto es una felonía lo que ha ocurrido. El desprestigio de este tribunal, este tribunal no se vuelve a levantar, a no ser que haya una decisión de la persona responsable de tomar y de declarar que ha cometido errores o simplemente de renunciar”.