Por Kerstin Ekman

(87 años)
Kerstin Ekman es una eminente escritora sueca, premiada y traducida a numerosos idiomas. Kerstin Ekman en un texto personal publicado en diario DN sostiene que durante la crisis ha surgido un calmado apoyo y ayuda entre la gente. No necesitamos la fuerza, ni heroísmo: «Basta con el sentido común», escribe.
Este verano cumpliré ochenta y siete años. Mi esposo cumplió ochenta y cuatro. Tiene una «enfermedad subyacente» (el corazón), por lo que pertenecemos al grupo de riesgo. Tengo dolor de rodilla pero por lo demás estoy sana. Antes solíamos los viejos ser llamados como una “sobreproducción de carne”. El término lo inventó un ingenioso ministro de finanzas llamado Pär Nuder.

Nosotros (esta montaña de carne) seríamos alimentados por los jóvenes y sería difícil y pesado para ellos.

¿Está feliz Pär Nuder ahora que los viejos estamos muriendo?

Él no es tan cruel. Tengo claro que hoy nos ven diferentes. Los viejos somos «vulnerables», y si estamos expuestos a covid-19 existe un gran riesgo de morir. Así es como razonan y tratan de ayudarnos.

Una familia de mediana edad que son nuestros vecinos nos ayuda. Ambos son profesionales y tienen dos niños pequeños.

Recuerdo muy bien cuán duro era la vida para mi esposo y yo a su edad. Por supuesto, teníamos otros poderes que los que tenemos ahora. Pero muchas más preocupaciones de las que tenemos ahora. Mi madre contrajo la gripe española en Estocolmo cuando tenía diecinueve años. En esa pandemia, fueron los jóvenes quienes murieron primero. Cientos de miles de soldados desnutridos murieron en las trincheras. Mamá estaba en el hospital de S: t Göran y se recuperó. Nací doce años después.

No habría nacido de lo contrario, algo que obviamente nunca había notado o conocido. Pero ahora estoy feliz por eso. Disfruto viviendo.

En 1957, un virus rozó la tierra. La gripe que la causó se llamó asiática. Me infecté y me puse muy enferma en medio de mi trabajo de graduación para obtener mi título universitario. Tenía más de cuarenta grados de fiebre pero no tenía miedo. Probablemente estaba demasiado enferma para sentir algo más que el dolor en el cuerpo. Entonces no lo sabíamos y creo que aún no sabemos que si hubo un millón de personas que murieron en esta pandemia. No teníamos el mismo tipo de resguardo. Los medios no estaban tan desarrollados como lo están ahora. Tampoco lo era la autoridad de salud pública o la investigación. Pero los periódicos prestaron mucha atención al hecho de que la casa real en Noruega y el canciller Adenauer se infectaron. Todo lo demás está un poco nublado en mi memoria.

Creo firmemente en la amabilidad. No necesitamos la fuerza, ni el heroísmo, ni las grandes decisiones y trastornos que algunos dicen que representan. Lo que está mucho más vivo para mí durante esta pandemia es la guerra. Cuando estalló en 1939, tenía seis años. Lo experimenté con el aumento de la edad, la alfabetización y la comprensión de lo que razonaban los adultos. Teníamos refugiados en la casa. Mi madre cocinaba para muchos y cuando la guerra finalmente terminó ella trabajó para recibir sobrevivientes de los campos de concentración. Habían venido con «los autobuses blancos».

Papá nunca fue llamado al frente porque trabajaba en la industria de la defensa. Son muchos lo momentos que me vienen a la mente ahora. Como por ejemplo, algunas personas estaban acaparando. Otros no lo hicieron. En nosotros, papá lo prohibió. Mi papá pensaba que todos deberían tener las mismas condiciones. Mamá era pragmática y algunas veces llegaba con un cuarto de cerdo más o menos. Teníamos amigos en el campo. Ella frió, cocinó y lo conservó en frascos de vidrio. Lo hizo cuando papá estaba en el taller.

Las personas eran diferentes, lo aprendí temprano.

Algunos eran «tercos», lo que significaba que admiraban el nazismo.

Algunos acapararon comida hasta que los gusanos de la harina se arrastraran en los almacenes cuando terminó la guerra. Yo misma lo vi en un sótano de casa de verano. Pero me pregunté si la mayoría de ellos eran decentes.

Escucharon a Per Albin Hansson, quien dijo que era un tigre sueco. Se enfrentó a la elección política más difícil cuando los alemanes querían acceder a nuestro transporte ferroviario para las tropas a Noruega.

¿Indulgencia u ocupación?

Ahora la mayoría de la gente escucha a Stefan Löfven cuando dice que tenemos un tiempo largo y difícil por delante. Nos reímos de quienes acaparan papel higiénico, pero tal vez no de quienes admiran la xenofobia. Los cantos de sirenas de sus líderes los conducen a la ruina moral. Como hizo Hamelin con su flauta. Aunque allí, eran las ratas que lo siguieron y finalmente se ahogaron. Realmente no me gusta la parábola. Los humanos no son ratas, aunque están confundidos y anhelan una ventaja para parecer ser fuertes.

Siempre hay esperanza para la gente. Durante este tiempo, he experimentado la calma y la ayuda que existe a nuestro alrededor. También he sentido lo difícil que es recibir ayuda. Quiero poder manejarme sola. Después de todo, lo hice siempre como adulta. Pero ahora no puedo. ¿Cómo puedo pagar la ayuda desinteresada que ahora encontramos tan cerca de nosotros? Hay personas agradables en todas partes. Así fue durante la guerra en nuestro pequeño mundo en un pueblito en el barrio Pilfinken de Katrineholm. Así es ahora en Ingarö, un pequeño pueblo similar donde los gorriones se enredan alrededor en los árboles. Creo firmemente en la amabilidad. No necesitamos la fuerza, ni el heroísmo, ni las grandes decisiones y los trastornos que algunos dicen que representan. Deberíamos más bien apegarnos a los decentes y discretos, en los que podemos confiar.