No se ha sabido mucho del tema. Casi ha pasado sin mayor connotación la nueva embajadora estadounidense Leora Levy, de origen judío, quien deberá enfrentar un escenario distinto a lo vivido en Chile pre 18/10.

Estados Unidos anunció que su presidente, Donald Trump, nombró como nueva embajadora para Chile a Leora Levy, una militante del Partido Republicano nacida en Cuba, fiel seguidora del magnate, detractora del régimen de los Castro y ferviente defensora del pueblo de Israel.

Sus redes sociales así lo demuestran. “Llamo a mis compañeros judíos a que reconozcan que el presidente Trump es un amigo y defensor del pueblo judío y un decidido defensor de una fuerte alianza entre Estados Unidos e Israel. ¡Somos bendecidos de tenerlo como nuestro presidente!”, escribió Levy en febrero de este año.

Levy, de 62 años, nació en La Habana, Cuba, desde donde su familia salió en 1960. En Estados Unidos se hizo republicana y trabajó como empresaria del azúcar. Hasta ahora era parte de la junta directiva de Soldier Strong, una organización que apoya a veteranos de guerra.

De acuerdo a Courant, Levy dijo sentirse “honrada y muy contenta” con la decisión de Trump y que con esto podrá cumplir el “sueño de toda una vida”.

“Amo Estados Unidos. Despierto cada mañana y le doy gracias a Dios de estar acá. Cuba completa es un campamento para prisioneros y lo ha sido desde el 1 de enero de 1959. Acá tomamos nuestras propias decisiones. Amo este país profundamente y por eso hago lo que hago (recolectar fondos para candidaturas republicanas)”, reportó el citado medio.

De acuerdo a información proporcionada por la Casa Blanca, Levy ha trabajado de cerca con el partido en el Estado de Connecticut y actualmente es parte de la junta directiva de Soldier Strong, una organización que apoya a veteranos de guerra.

Pese a ello, su notoriedad ha ido aumentando con el tiempo, llegando a ser una de las principales figuras republicanas de la escena local.

Desde la misma rama estatal del partido destacaron el hecho que la mujer, en su calidad de directora de finanzas de la colectividad, haya recolectado US$2 millones con fines electorales.

No obstante, también ha trabajado en la misma área para el Comité del Congreso Nacional Republicano, habilidades que aprendió siendo una joven integrante de la UJA en la Federación de Nueva York, una organización de filantropía judía.

Dentro de sus actividades de ayuda de la comunidad, el partido asegura que ha llevado adelante esfuerzos para apoyar comisiones de identidad judía y de familia, además de realizar eventos para la Fuerza Aérea de Israel y la construcción de un refugio para animales callejeros.

Levy estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Brown, una reconocida universidad privada de la costa este de Estados Unidos, plantel del cual se graduó en 1978.

“Leora y su esposo, Steven, han vivido en Greenwich por 29 años y allí han criado tres hijos republicanos zionistas y seis perros. Leora creció en Charlotte (Carolina del Norte). Habla español y francés fluido y le encanta cocinar, viajar y nadar”, añadieron desde el partido.

Estados Unidos no tiene embajador en nuestro país desde el 24 de enero de 2019 luego que Carol Z. Pérez, designada por Barack Obama en 2016, dejara el puesto para unirse a la Dirección General del Servicio Exterior en Washington.
Tras su llegada al poder, en enero de 2018, Trump nominó a Andrew Gellert en su reemplazo, cuyo nombre pasó al Congreso, donde quedó entrampado y finalmente fue retirado.

En la misma situación se encuentra Levy: solo está nominada, lo que no significa que pueda pasar de manera inmediata a liderar la legación en Chile.

Lo anterior solo ocurrirá una vez que su nombramiento pase todas las etapas establecidas por Ley, lo que con anterioridad ha tomado incluso ocho meses.

Una de las principales ventajas de su nominación es el hecho que el español es su lengua nativa, lo que no ocurría en el caso de Gellert, que -tras tras la intención de la Casa Blanca de enviarlo a Chile- fue objeto de algunos cuestionamientos ante los presuntos lazos que habría tenido con un yerno de Trump.

Gellert y su familia conocían bien Chile: su empresa, en el rubro de los frutos secos, opera en el país desde 1999 y con el tiempo ha crecido, adquiriendo nuevas empresas del rubro, de acuerdo a Bloomberg.

Sería muy interesante saber cuál es la opinión de la embajadora acerca de el ciudadano norteamericano John Cobin, individuo quien militó en la Liga del Sur, una organización de California acusada de ser supremacista blanca. Llegó por primera vez a Chile en el año 1996, se casó con una chilena y hoy hace clases de economía en la Universidad Andrés Bello.

Cobin es un neoliberal extremo, conservador, admirador de Pinochet y amigo de los Chicago Boys.

Estos son los pensamientos de este doctor en economía, fanático del libremercado, que enseña a los alumnos del país: «La ayuda de algunos fabulosos individuos (Chicago boys o, en un caso, UCLA boy) que confiaron en mí y me dieron trabajo aunque hablaba pésimo en castellano, facilitó mi crecimiento laboral y el desarrollo de algunos proyectos en este país», señaló en una entrevista Cobin. «No puedo dejar de mencionar y agradecer de manera especial a Álvaro Vial, quien incluso fue el aval que permitió arrendar mi primer departamento en 1997, Harald Beyer, Cristian Laurroulet, y más adelante en 2008 Francisco Labbé, entre otros», dijo en ese entonces el supuesto académico estadounidense.