“El carabinero desciende del carro policial portando una escopeta y le dispara directo a la cara, desde unos siete metros, luego que el comunero cae, el funcionario policial le da otro disparo en la espalda”, narra Sebastián Saavedra, abogado del Centro de Investigación y Defensa Sur (CIDSUR), sobre los hechos.

Por Natalia Meza Serra

En el Juzgado de Garantía de Collipulli fue condenado Valentín Constanzo
Cáceres, ex suboficial mayor de Carabineros de Chile, por los delitos de
violencias innecesarias, causando lesiones, obstrucción a la investigación
y detención ilegal, hechos ocurridos en septiembre de 2015 cuando, siendo
parte del GOPE de Carabineros, ingresa a la comunidad Coñomil Epuleo del
sector Collico, ubicada en la comuna de Ercilla.
El ex funcionario policial hizo ingreso a territorio mapuche con el
objetivo de recuperar ganado que previamente había sido sustraído. Los
animales fueron recuperados y al ir saliendo se encuentran con barricadas,
“según el relato de carabineros, como se habrían acercado una serie de
comuneros comenzaron a lanzar gas lacrimógeno y en ese momento el comunero
José Coñalinco Llancaqueo empezó a grabar con un celular los hechos, cuando
el carabinero condenado desciende del carro policial portando una escopeta
y le dispara directo a la cara, desde unos siete metros, luego que el
comunero cae, el funcionario policial le da otro disparo en la espalda”,
relata Sebastián Saavedra, abogado del Centro de Investigación y Defensa
Sur (CIDSUR) y defensor de Coñalinco.
El herido fue trasladado, por los propios comuneros, hasta el Hospital de
Victoria, lugar donde fue detenido por el mismo funcionario policial.
“Asegurando que el comunero lo había amenazado con una hacha y que lo había
intentado matar, deteniéndolo por homicidio frustrado contra Carabineros”,
agrega el defensor. Al día siguiente, en el control de detención, el juez
declara ilegal el procedimiento y tras varias diligencias se determina que
el comunero nunca había portado un hacha y es sobreseído porque se aclara
que dicho delito nunca ocurrió. “Se cierra la causa contra el comunero y se
inicia una investigación contra el carabinero por el delito de detención
ilegal y lesiones, posteriormente se le suma el delito de obstrucción a la
investigación por haber aportado antecedentes falsos para mantenerlo
privado de libertad”, señala Saavedra. Finalmente, Constanzo Cáceres
reconoció su responsabilidad en los hechos recibiendo una pena menor de
firma mensual por un año en Gendarmería.