Rojo en la escarcha

La misma noche de noviembre de 1969 en que el prestigioso doctor osornino Manuel Grossling celebraba el cumpleaños de su joven y adorado hijo mayor, a unas cuadras de ahí, era asesinada, a cuchilladas, una muchacha en el potrero de la intersección de las calles Manuel Rodríguez con Brasil. A contraluz, sin ornamentos, los brazos en alto, un aleteo y un grito sin raíz ni final. Un animal y su presa al aire libre, sin mayor protección que la del viento y el resplandor de los ojos que vibran y palidecen. Eso fue lo que sucedió. O es probable...

Read More