El torrente Pablo de Rokha

Crónicas memorables Por Hernán Millas Su descanso fue pelear y se mató con un revólver que le obsequiara el general mexicano Lázaro Cárdenas, después de haber hecho juntos una cabalgata infernal rememorando a Emiliano Zapata. Su padre lo puso a estudiar en el Seminario, pero lo expulsaron por hereje. Hizo una epopeya de las comidas y bebidas chilenas: “Al causeo de patitas, póngale unos porotos frescos…”   Inadvertidos pasaron los cien años del nacimiento del poeta que tuvo, como él dijese, una “posición trágica y dionisíaca ante la vida”. Más se recordó su trágica muerte, el 10 de septiembre...

Read More