portadaMuertedeCONEJO-POR-VODKA

John Jairo Rodríguez Saavedra

Bogotá. Colombia. Sarah y David se enteran, un poco por voluntad y un poco a la fuerza, que ni la ciudad ni el país, están hechos a su medida y deciden, a pesar de las circunstancias y del entorno, armar un mapa conjunto y paralelo para poder moverse. Así, se convierten en pareja, se aman, se mueren juntos, se odian, se escriben y describen sus transcursos y sus percepciones siempre con la idea de salvarse y de sobrevivir a su manera en un escenario trágico, turbio, lleno de falsedades, de poses y de violencia.

Testigos a diario de las escenas propias de un país en guerra, se gastan la vida esquivando cadáveres y buscando lugares habitables entre rutas de evacuación, simulacros de paz y amigos muertos.