La historia de la nana Lucrecia

Por Rodrigo Ramos. Fotos de Dinko Eichin. Lucrecia Villegas, de 58 años, nunca ha leído un diario. -¿De qué canal son?- pregunta tras cerrar la puerta de su casa. De aspecto frágil, no pesa más de 50 kilos, Lucrecia confiesa que varias veces le pidió a Dios para que se produjera este momento. Dice que su historia refleja el dolorido pellejo que sostiene a muchas nanas de Chile y por eso, le urgía contarla. En Chile a las empleadas de casa particular que hacen las labores domésticas se les denomina “nana”. Trabaja desde los 14 años y hasta hoy...

Read More