Día: 10 abril, 2013

Rock Springs. Richard Ford

Edna y yo salimos de Kalispell camino de Tampa-St. Pete, donde todavía me quedaban algunos amigos de los buenos tiempos, gente que jamás me entregaría a la policía. Me las había arreglado para tener algunos roces con la ley en Kalispell, todo por culpa de unos cheques sin fondos, que en Montana son delito penado con la cárcel. Yo sabía que a Edna le rondaba la cabeza la idea de dejarme, porque no era la primera vez en mi vida que tenía líos con la justicia. Edna también había tenido sus problemas, la pérdida de sus hijos y evitar...

Read More

El diablo estaba caliente. Charles Bukowski.

Bueno, fue después de una violenta discusión con Fio, y yo no estaba como para emborracharme o ir de putas. Así que me monté en el coche y me fui conduciendo hasta la playa. Estaba anocheciendo y conduje despacio. Llegué a la feria, aparqué y entré. Paré un rato en los arcos de tragaperras, jugué con algunas máquinas, pero el lugar hedía a orina, así que me largué. Era demasiado viejo para montarme en el tiovivo, así que pasé de largo. Por la feria paseaban los tipos habituales: un gentío indiferente y somnoliento. Fue entonces cuando me apercibí de...

Read More

Carta de Abraham Lincoln a la Nacion

  El hombre no debe preocuparse de cuando él morirá, con tal que muera en su puesto de honor y deber. Pero yo puedo agregar hoy, que yo tengo el presentimiento que moriré a través de la mano de un asesino. El papa y los Jesuitas, con su infernal Inquisición, son los únicos poderes organizados en el mundo que tienen como recurso la daga del asesino, para asesinar a quienes ellos no pueden conquistar con la espada o convencer con sus argumentos. “Desgraciadamente, yo siento más y más cada día, que no es en contra de los americanos del Sur, solamente, contra quienes yo estoy luchando, es más en contra del Papa de Roma, sus pérfidos Jesuitas y sus ciegos y sanginarios esclavos. Mientras que ellos piensen que pueden conquistar el Norte, ellos no me mataran; pero el día que nosotros derrotemos sus ejércitos, capturemos sus ciudades y los obligemos a someter, entonces, es mi impresión que los Jesuitas quienes son los principales gobernantes el Sur harán lo que ellos casi invariablemente han hecho en el pasado. La daga o la pistola hará lo que las fuertes manos de los guerreros no pudieron lograr. Esta guerra civil no parece ser nada más que un asunto político para aquéllos que no saben, yo hago, las secretas primaveras de este drama terrible. Pero es más una guerra religiosa que una guerra...

Read More
  • 1
  • 2