-El suizo Kung, crítico de Wojtyla, feliz por Bergoglio.
-Teólogos de la liberación confían en el nuevo Papa.
-El nombre que eligió indica que trabajará por los pobres, dice Leonardo Boff.

Imagen
En la Semana Santa de 2008, el entonces cardenal Jorge Bergoglio encabezó el rito del lavatorio de los pies en el Hogar de Cristo, un centro de rehabilitación para drogadictos, en Buenos Aires. Foto Reuters.

Los religiosos brasileños Fray Betto y Leonardo Boff, exponentes de la teología de la liberación, se declararon esperanzados por la designación del argentino Jorge Bergoglio como nuevo Papa y consideraron que la elección del nombre de Francisco indica que trabajará por los pobres.

Incluso, Boff rechazó las acusaciones de que el nuevo Papa haya tenido vínculos con la dictadura militar, y utilizó como argumento las afirmaciones que el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel expresó en ese sentido.

Nunca hubo un papa con ese nombre, San Francisco de Asís. Es muy significativo por tres cosas: es símbolo de acción por los pobres; de ecología, por el amor a la naturaleza, y tercero, fue un santo que soñó que la Iglesia estaba derrumbándose y él debía reconstruirla, dijo el escritor y fraile dominico Carlos Alberto Libanio Christo, más conocido como Fray Betto.

El nuevo Papa es consciente de la crisis de la Iglesia, de la necesidad de una reforma seria, comenzando por la curia romana. Esto me deja esperanzado, añadió.

Estoy satisfecho de que sea latinoamericano, argentino, pero Dios continúa siendo brasileño, eso está claro. Es nuestro consuelo, agregó entre risas este amigo del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y del líder cubano Fidel Castro.

Fray Betto precisó que desconoce la postura de Bergoglio durante la dictadura militar argentina (1976-1983), aunque dijo temer que su elección haya sido decidida en parte bajo la lógica de que la Iglesia católica debe neutralizar el avance del progresismo político en América Latina, donde la izquierda –y el secularismo– ha ganado terreno en la década reciente.

“Temo que el Papa pueda prestarse a eso, pero vamos a ver cómo se manifiesta”, afirmó.

Desestima Leonardo Boff acusaciones contra Bergoglio

Leonardo Boff, otro de los referentes de la teología de la liberación que surgió en América Latina tras el Concilio Vaticano II (1962-1965), describió al papa Francisco como un hombre sobrio, serio, simple, en declaraciones a Dpa.

Agregó que no cree en las acusaciones sobre presuntos vínculos de Bergoglio con la dictadura militar que rigió Argentina entre 1976 y 1983. No sé nada sobre este tema. Me oriento por Pérez Esquivel, quien fue duramente torturado y conoce bien a Bergoglio.

Boff añadió que hasta ahora no se investigó nada concreto sobre las acusaciones lanzadas en Argentina contra el nuevo pontífice: Al contrario, (él) salvó y escondió a muchos perseguidos por la dictadura militar.

Los cuestionamientos a Bergoglio, quien fue titular del episcopado argentino y arzobispo de Buenos Aires antes de ser ungido Papa, se centran en dos acusaciones: el haber supuestamente quitado protección a dos curas de la Compañía de Jesús que luego fueron secuestrados, y su presunto conocimiento sobre el robo de bebés durante la dictadura.

El padre general de los jesuitas, el español Adolfo Nicolás, consideró que el nombramiento de Francisco abrió una etapa llena de esperanza para la Iglesia católica. Todos los jesuitas acompañamos con la oración a este hermano nuestro y le agradecemos su generosidad para aceptar la responsabilidad de guiar la Iglesia en un momento crucial, afirmó Adolfo Nicolás en un comunicado emitido en Roma.

El sacerdote y teólogo suizo Hans Kung, una de las figuras más progresistas de la Iglesia católica, se declaró feliz por la elección del primer papa latinoamericano.

Kung fue un feroz crítico de los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Destacó que el nuevo Papa no muestra esos gestos triunfalistas que hemos visto con otras personas, y sostuvo que un papa italiano no habría podido ser una figura independiente frente a la corrupta curia romana.

Bergoglio es un hombre culto, jesuita, con una instrucción sólida. También es un hombre sencillo, simple, agregó a la emisora italiana Rai Radio 3 este crítico acérrimo de Joseph Ratzinger.

En tanto, el obispo prelado del Opus Dei, el español Javier Echevarría, expresó su incondicional reverencia y obediencia hacia el papa Francisco.

El Opus Dei es la única prelatura personal de la Iglesia católica y tiene especial arraigo en América .

¿Y el lujo de los obispos mexicanos?
A
Con la llegada de Francisco al papado, a quien se le atribuye una vida sin lujos ni privilegios, yo me pregunto: ¿Seguirán los obispos mexicanos transportándose en sus “último modelo”? ¿Seguirá Onécimo haciendo sus fiestones llenos de políticos corruptos? ¿Seguirán viviendo y comiendo como reyes en grandes y ofensivas mansiones y con sirvientes varios? Ya veremos.
A