Día: 7 marzo, 2013

ARMAS

Hugo Falcón Páez No hay mejor arma en el mundo que el cerebro. Si piensas con él, ganarás diez mil batallas; si ideas con él, triunfarás mil combates; si reflexionas con él, ganarás una guerra. Y sábete que en él reside el corazón también. Vamos a crear un sentido nuevo de la vida. Más felicidad y más dinero, más empleo y menos violencia. Más momentos llenos de paz y sonrisas, un mundo que se contagie de alegría. Suena trillado, pero no debe fatigarnos ese ánimo. La verdad es el camino, aunque en ese estrecho y malgastado vericueto llamado vida,...

Read More

La dignificación de la poesía

por Raúl Zurita en Febrero 21, 2013 Santiago, 10 de septiembre de 2012 Queridísimo Óscar Hahn. Sólo una emergencia con la salud de mi madre (87 años) me impidió enviarte antes un gran abrazo.  Vayan mis más profundas felicitaciones por el Premio Nacional que a ti te deberían haber dado el 2000, si no antes.  Es algo que no tiene que ver sólo con la justicia.  Creo sinceramente que la poesía se quedó atrás del mundo y que, al menos, tal como la hemos conocido, es un arte que se está apagando.  Pero ha sido un gran arte, el más hondo y vasto que ha inventado lo humano, y a lo único que creo que se puede aspirar, es a que se apague con un mínimo de grandeza y dignidad.  Los poetas bajaron del Olimpo, dice Parra.  Está bien, bajaron, ya se tomaron sus buenas vacaciones, ya farrearon bastante, ahora de nuevo todos para arriba a retomar el trabajo, a subir de nuevo al Olimpo para escribir juntos las letanías finales por 2800 años que están llegando a su fin. Tus poemas son parte crucial de esta gran despedida, libros como Arte de morir dignifican  el final de la poesía.  Te felicito, te felicito de corazón.  Y que no te preocupe el Olimpo, Óscar querido, al fin y al cabo el sitio no está mal, es sabido que el...

Read More

El enigma de los dos Chávez

Por Gabriel García Márquez Cambio 16 | Febrero de 1999 Carlos Andrés Pérez descendió al atardecer del avión que lo llevó de Davos, Suiza, y se sorprendió de ver en la plataforma al general Fernando Ochoa Antich, su ministro de Defensa. “¿Qué pasa?”, le preguntó intrigado. El ministro lo tranquilizó, con razones tan confiables, que el Presidente no fue al Palacio de Miraflores sino a la residencia presidencial de La Casona. Empezaba a dormirse cuando el mismo ministro de Defensa lo despertó por teléfono para informarle de un levantamientio militar en Maracay. Había entrado apenas en Miraflores cuando estallaron...

Read More