Cortejo y Epinicio, poemas por David Rosenmann Taub Por Alone

Bajo el prestigio de la Cruz del Sur, que no cobija cualquier cosa, un astro enteramente nuevo da sus primeras luces, mezcladas, extrañas, parpadeantes, pero ya inconfundibles. ¿Quién es, quién es David Rosenmann Taub, aparte lo que claramente dicen sus apellidos? Él nos contestará: “Era yo Dios y caminaba sin saberlo. Eras oh tú, mi huerto, Dios y yo te amaba”. Dios preocupa a David Rosenmann; se toma con Él irreverentes familiaridades, aunque no tanto como lo anuncias los títulos, calculados, para escandalizar: “Dios se cambia de casa. En un coche de lujo…”, “Dios pasa siempre resfriado. ¿Tendrá temperatura?”,...

Read More