Mes: enero 2013

Valparaíso por Kilber Salas.

…Se trata de un sueño que tuve hace algunos años. No todos nos atrevemos a contar esta clase de rarezas. Los hombres importantes creen que si cuentan sus rarezas se disminuyen. No las cuentan pero las tienen. Yo no soy un hombre importante. Voy a contar mi caso. Hace algún tiempo tuve un sueño muy impresionante. Soñé que iba en un asiento aislado del tren a Valparaíso. De pronto el tren se detuvo con fuerte golpe de ferralla, de palancas, de freno y de rieles. Se escucharon gritos agudos de pánico. Aparecieron por las puertas del fondo unos individuos...

Read More

No tengo fuerzas para rendirme

Aquel poeta madrileño de la cosecha del 84 que creció alimentado por las flores transparentes de Internet y con la desastrosa globalización como el gran (des)avance cultural -véase un Mc Donald en mitad del Tibet- ahora comienza este febrero de 2013 algo descolocado y mudo de los dos ojos al contemplar cómo crece imparable la estatua asquerosamente metálica de Los Mercados Mandan, Los Gobiernos Obedecen. Suenan los despertadores del mundo y como quien se sienta a leer el Libro De Las Tempestades en mitad de un desierto de polvo, así amanece él, lleno de vacío impuro bajo este entramado...

Read More

Luksic me amenazó con un cuchillo

Por Rodrigo Ramos Era imposible que Juan Savino Claro Venegas Navarro perdiera en un juicio la mitad de sus minas.  Y las pierde. Corre la década de 1950 -la del bolero- y todavía el cobre no alcanza grandes dividendos. Una vez conocido el fallo, Juan Savino  imagina manos oscuras; una trampa detrás de su infortunio. Se siente perjudicado y queda con “sangre en el ojo”. Por esta razón espera el momento de encontrarse cara a cara con su oponente con el propósito de, por lo menos, ofrecerle un par de puñetes.  Don Juan era un eximio púgil de box, un categoría mediano. Había aprendido a pelear en el ejército. Y el esperado instante llega. Se produce en la Plaza Colón de Antofagasta, cuando se le aparece el señor Andrónico Luksic Aboroa, quien posteriormente y a través de la minería, amasara la fortuna más grande del país y una de las mayores del continente. Desde un silla de palo, en medio del living de su antigua casa de madera, y frente a la tranquila mirada de su hijo de 76 años, Juan Savino, quien viene al mundo un 8 de octubre de 1910, rememora con lujo y detalles ese encuentro de guapos con Luksic Abaroa. -Qué te pasa gueón de mierda, ladrón, escondiste el expediente (donde decía que Savino fue el primero en llegar a las minas y por consiguiente,...

Read More

Cumbia villera: avatares y controversias de lo popular realmente existente

Por Pablo Semán. Artículo aparecido en Nueva Sociedad y autorizado por el autor. Degradación y violencia: estas eran las notas y la carga de sentido con que se presentaba la cumbia villera para diversos grupos sociales, el Estado y parte de los medios de comunicación. Mucho mas allá de ese registro, este ensayo sostiene que la cumbia villera puede interpretarse como el vector que expresa y constituye situaciones que implicaron dolores, adquisiciones, críticas y protestas. En esta clave, el género adquiere un estatuto crucial: el de punto de condensación de las experiencias de una parte de los sectores populares,...

Read More