Jorge Spíndola, poeta. Un Filípides patagónico.

«Sé perfectamente que los dueños de los grandes medios no son estúpidos; sin embargo es delicioso correrles el protector bucal». Por Hugo Dimter P. Por aquella ruta pasaban raudos las camiones en la noche. El ruido y las luces se perdían en esa Patagonia argentina infinita y Jorge Spíndola seguía caminando. En silencio. Con frío. Hasta que decidió hacer dedo rumbo Valdivia. Kilómetros de distancia separan Comodoro Rivadavia -su urbe del petróleo- de la ciudad de los ríos. Sin embargo ningún carro se detenía ante este poeta. Esos autos aceleraban iluminando como un rayo. Spíndola no se rinde y...

Read More